Increíble experiencia en el barco con el capitán Bruno y su ayudante. La verdad que desde el principio la comunicación y la organización con Ingrid fue genial. En el barco todas nuestras expectativas fueron superadas de sobra. Ambiente relajado, comida de 10 y completa disponibilidad por parte de los chicos. El barco es muy acogedor, fresquito no obstante el calor y muy comodo. Viajamos con niños y bebe y no tuvimos ningún tipo de problema. Hasta es más el bebé se curó de un resfriado que estaba sufriendo. Es una experiencia que repetiremos seguramente y que recomendemos 100%. Es la mejor manera para conocer los lugares más recónditos del Archipiélago de San Blas. Queremos volver ya. Enhorabuena!"

 

Stefano y familia,