Estar rodeada de naturaleza nos hizo sentir vivos y libres. Pudimos relajarnos en playas desiertas que eran maravillosas y nadar con el mar en calma pudiendo admirar los fondos de coral. La estancia en el winfli fue estupenda, las mejores vacaciones que hemos vivido.

Agala, Tenerife