No pensaba que pudiera existir un paraíso tan virgen en el planeta. Los días que pasé con Ingrid y Bruno en Kuna Yala fueron sin duda el mejor viaje de mi vida. Volvería sin dudarlo un instante!

Míchel, Tenerife